21.4.10

A Caspe con carnet joven

“Tren con destinación…” (pausa) “Caspe…” (pausa)… “Va a efectuar su salida”. Paseo de Gracia. H 17.25 T 25ºC.

“¡Mujer! ¡Cuánto tiempo sin verte!”. “¡Y qué lo digas!. ¿La familia bien?. ¡Bufff! ¡Si hace que no os veo! ¿Y el chico? Ya será todo un hombre…”. “Ahora está por Nueva York. Es músico. ¡Uy, chica! No sabes bien la pasión que tiene por la música”. “¿Qué me dices? ¡Qué alegría! Y músico nada menos que te ha salido. ¡Divino!”. “Una carrera muy sacrificada. Pero mira, era lo que quería. A su padre y a mí ya nos lo dijo. Papá, mamá, la música es mi vida. ¡Sin música me muero!. No sé si llegaré a vivir de esto, pero lo que sí sé es que lo quiero vivir bien. ¿Y qué le ibas a decir?”. “Y que dices ¿está en Nueva York? ¡Nueva York es preciosísimo!”. “¿Qué has estado? Yo también viajo mucho. Ayer mismo volví de Buenos Aires. Cada dos por tres voy”. “Pues no, no he estado. Me da una pereza un viaje de tantas horas. ¡Ui! ¡No!. Pero me lo sé como si hubiera estado. Con el programa ese del mundo lo puedes ver todo, ¡y sin moverte de casa! Es que ahora voy a clases de informática.” (Enorme y sonora carcajada) “¡Quién lo diría a mi edad! ¿Verdad?” “Pero ¿qué dices, Pilar?. Tú estás… ¡divina!. Siempre has sido una mujer muy guapa, eso también hay que decirlo” (Igual o peor estruendo de risas) “Anda. Quita. Quita. La edad no perdona. Pero es verdad, me conservo fenomenal. Hoy el dentista me lo ha dicho: Pilar, estás estupenda. Anda, deja que te dé dos besos por guapa. ¡Qué hombre!” (Otra enorme carcajada) “Estas jubilada ya, ¿verdad?”. “Pues sí. ¡Qué aburrimiento!. Aunque intento entretenerme como puedo”. “Con tantos hijos, ya serás abuela ¿no? Seguro que te los dejan a veces” (Risotada) “¡No, por dios! Para que me den faena estoy yo. Los veo algún fin de semana y las fiestas importantes. Los niños están de guapooooossss. ¡Y cantidad de listos que son!” (Saca el móvil. Enseña las fotos de los nietos). “¡Por dios! ¡Son guapísimos!”. “¡Divinos! Ya te dije” (Carcajada y gorda) “¿Y como dices que te aburres?”. “Chica, la monotonía es muy mala. Voy dos veces a la semana a informática. Pero lo voy a dejar. ¡Ui! ¡Las máquinas no son para mí! La cabeza de las mujeres no está hecha para esto” (Risotadas múltiples y al unísono) “Todos los viernes, o sábados. Qué algunas veces voy los sábados. Voy a mi peluquera. Como siempre he dicho, todo menos perder la cabeza” (El no va más de la risa) “Cuando me da también voy tuchi”. “¿Tai-chi?”. “Si eso. Y a Guacachin”. “¿A Acua-yin? Hija, estás super puesta”. “Pero lo que más me gusta es estar con las amigas. ¡Cómo nos divertimos! Pero sin maridos, que como ellas dicen, son peor que una alfombra persa en medio del pasillo” (Carcajada jolgórica de estado 10 en la escala de Richter). “¿Pero tu marido murió no? Pobre, con lo buen hombre que era”. “Pues sí. A los cinco años de jubilarse, ¡va y se muere!. En toda la vida no hizo más que trabajar. Pero bueno, mira, así no discuto con nadie, no doy explicaciones, entro y salgo cuando quiero, ¡y disfruto de la vida hija!. No sabes lo viajes que hacemos mis amigas y yo”. “A ¿si?. ¿A dónde?”. “El último a Turquía. Todo aquello, ¡preciosísimo!. ¡Qué cultura! Son tan exóticos. Ahora quieren que vayamos a Jerusalén. ¡Ui! ¡Pero no! ¡Allí sí que no!”. “Dicen que es muy bonito. Yo también es un viaje que tengo pendiente”. “¡Ui! ¡Si, preciosísimo! Eso es una maravilla. Pero no. ¡Jamás de los jamases!. ¡No! ¡No! ¡A a boca del lobo no! Pero si vamos a San Petersburgo, ¡quizás!” (Risas y risotadas) “Si no, siempre nos quedará el ordenador. Yo cuando no sé qué hacer. Juego al solitario. ¡Pero qué listas son las máquinas! ¡Me gana siempre!”. “Pues ¡búscate novio!” (El sumun de las risas). “¡Para qué! ¿Uno de mi edad? ¡Ai! ¡No! ¡Qué chochean! Yo no pienso limpiar a nadie”. “Uno más joven, como hacen ellos”. “Los jóvenes en mujeres como yo no se fijan y si se fijan es para sacarle los cuartos”. (Juajaujauajauajuaaaaaa) “¡Cómo eres! Si, mujer, tú como siempre tan precavida. ¿Aún tienes las plazas de parquing en Reus?, ¿o ya las has vendido?”. “Allí están paradas. Pero como les digo a mis hijos: Cuando me falte para comer ya haré algo con ellas. Y mira que me insisten”. “Oye, ¿qué es de tus hijos?”. “Pues la niñas....” (Y bla bla bla. Y ja ja ja) Reus. H 18.51 T 23 ºC.

Por fin. Menos mal que no eran de Mora la Nova, ¡qué ya me lo estaba temiendo!. Ahora sí, a disfrutar del viaje. Qué romántico es viajar en tren. El sol dándote en la cara, el paisaje, el Ebro,..., se me cierran los ojos. Cabezadita. “Bueno, pues nada” (qué susto) “Encantada. Yo me bajo aquí. Buen viaje, que a usted aún le queda un rato ¿no?”. “Pues sí, gracias”. “Qué poco hemos hablado nosotras y esas señoras no han parado. ¡Y qué risas pegaban! Qué descanso cuando se han ido ¿verdad?”. “Y que lo diga”. “Bueno, maca. A ver si ahora puedo bajar por esas escaleras”. Sonrío. Sonríe. Faio-La Pobla de Massaluca. H 20.20 T 21 ºC.

Caspe. Hora estimada de llegada: 20.52. Temperatura exterior: 21 ºC. Personal en andén: dos moros, un japo y mi padre.

8 comentarios:

  1. Por cierto... ya he vuelto!

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajajajajajaja!!! no sabes lo que me he llegado a reír!!! y eso que hoy lo necesitaba!....te quejarás de lo entretenida que ibas,....los viajes en tren,...dan para mucho,...

    ResponderEliminar
  3. por cierto, BIENVENIDA!

    ResponderEliminar
  4. Qué gracioso!! jajaja no puedo para de reir! Cuidao a ver si acabamos igual! jeje Bienvenida y are you ready???

    ResponderEliminar
  5. Por dios que risas!!!!!!!! Que bien se lo pasaban!!!!! Yo quiero acabar igual que ellas, no tengo ninguna duda!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Ladies!!!!!
    Pues yo no me reía no... jajaja!!! Ahora sí... jajaja!!! Entonces me pusieron la cabeza... como un bombo!!! No paraban... de pijas se pasaban!!! jajaja!!! Si hubierais visto el peinao de la más mayor... a lo Pitita Ridruejo... Guz... espero q no acabemos igual q ellas!!!! jajaja!!!

    ResponderEliminar
  7. Y luego la gente se compra iPods, a mí también me gusta escuchar cuando viajo solo en tren!

    ResponderEliminar
  8. jajaja!!!! Era inevitable!!! Hablaban tan fuerte!!!! Aunq pusieras el iPod a mil... se les oía!!!! Y pobre de la mujer de al lado mío... si ponía la música tan alta, y a parte las otras a lo Pitita Ridruejo, iba a salir loca!!! XD

    ResponderEliminar

¿Algo q decir?