14.7.10

Un día de dolor de cabeza acabó con un telefonazo

Ayer me puse a escribir pero todo se quedó a medias. Un enorme dolor de cabeza de los míos conspiró con mis neuronas. Al final no publiqué. La entrada se iba a llamar UN DIA DE DOLOR DE CABEZA e iba a comenzar así:

“Hoy me he levantado sin ganas de hacer nada. Desanimada y más que acalorada. La luz entraba por la ventana, a pesar de estar la persiana bajada. Y yo enredada entre las sábanas pensaba como llenar tu otro lado de la cama. Otro día sola en esta casa desordenada. Había algo que me preocupaba.
Me he remojado la cara. Esa mirada no me gusta nada. He ido al salón a ver qué hora era. Eran las diez, ya ves. Sin darme cuenta pasan los días sin sentir, por mí, la más mínima alegría. Te he estado llamando. Estabas ocupado. Seguro que hoy llegas algo cansado.
Junto a la begonia he desayunado. Al cerrar los ojos, lo he pensado. No sé si tengo el valor para decirlo. Para qué, si siempre me pasa lo mismo. Oculto vergüenza por todos los rincones de la casa. Me he desahogado dándole a la plancha. Plegando calcetines, tendiendo toallas.
Ayer era un día feliz por las calles de Madrid. La roja había llegado con un gran trofeo en las manos. Hoy la euforia se va apagando…”
Una entrada un tanto melódica y algo melancólica. El desinfle de un día de éxtasis. Más de lo de siempre. Así que, cambio de tercio porque no me apetece hacer la croqueta. En realidad, lo que acontece hoy es otro tema. ¿Cuál?. ¡Que soy una mala amiga!. Si, lo soy. Tanto “no me llama”, tanto “si ella no quiere formar parte de mi vida pues ella sabrá”, tanto “la amistad es una relación de ida y vuelta”. Pues toma, me llamó. Si es que soy lo puto peor. Con un telefonazo apagó las llamas de mi enfado. Soy facilona, qué se le va hacer. Ai, es que a los amigos se les quiere. Uno se enfada y se desenfada con la facilidad del rayo. Me sentí fatal al colgar. Es un trocete de pan. ¡Una feliciana!. Lo sé pero, esta vez, necesitaba pensar que no lo era. Para que el dolor de la ausencia no fuera tan fuerte supongo. Me puso al día y me propuso un picnic piscinero. ¡Dios! ¡Qué nadie diga nada! Que ya me lo digo yo. Estoy destrozada. Un desliz mental me hizo tener malos pensamientos, pero ¡nunca mais!.

5 comentarios:

  1. Berberechin14/7/10 14:47

    Que no pasa nadaaaaaaaa que no eres malaaaaaa, y nada de croquetismos eh. Wake up and smell the coffee o qué????

    ResponderEliminar
  2. Ya ya... pero ten cuidado que... ESTOY MUY LOCA!!! XD... QUE TU NO SABES QUIEN SOY... EH!!!!(acento gallego)... muak!!!

    ResponderEliminar
  3. uii!!!! Cómo nos hemos levantado hoy? Todos tenemos días de esos, pasan y ya está...

    ResponderEliminar
  4. S de aniversario!15/7/10 10:48

    ya decia yo que ayer te pasaba algo....
    sigo pensando que no debes sentirte culpable...bueno eso ya lo debatimos ayer antes de que entraras en fase silenciosa...

    ResponderEliminar
  5. jajaja!!! Pero ayer no me dolía la cabeza... fue antes de ayer... Ayer me hiciste enmudecer tuuuuuuuuuuuuuuuu!!!! XD
    Pero... ya se me ha pasao... en el fondo llevabas razón cuando entre risas perversas me decías "¡Tu callar! Juauauauauajauauajajauajajauauajajajaa"... me pudo el orgullo y me callé pero... llevabas razón... supongo... XP

    ResponderEliminar

¿Algo q decir?